Piscis con Piscis: Descubre lo que dicen los astros sobre esta unión zodiacal

Detalles
El equipo Tu astrólogaTu astróloga
16 Octubre 2022
<a href=Piscis con Piscis" />

Una relación muy estable, pero hace aguas cuando se presentan las responsabilidades

Piscis es todo corazón, así que su relación con otro Piscis suele ser muy intensa. En ellos son naturales los sentimientos positivos, como la compasión o la ternura y esto se multiplica cuando se encuentran con alguien similar. Por eso, un Piscis estará siempre dispuesto a ayudar al otro. Sin embargo, su relación también tendrá que sortear obstáculos. Piscis encuentra dificultades al moverse en un mundo como el actual, donde la mayoría de las veces el enfoque emocional no es el más adecuado.

Este signo es extraordinariamente sensible. Es una persona indecisa que prefiere dejarse guiar por alguien con más determinación. Le cuesta trabajo tomar decisiones y cuando lo hace, se deja llevar por sus deseos y su intuición. Por eso, la unión entre dos Piscis hace que les resulte complicado avanzar, ya que la actitud pasiva es la misma para ambos. Los dos esperan que sea el otro quien cargue con el peso de valorar y decidir y esto les lleva a un estado de constante indecisión.

Al no tener una pareja que contrarreste esta situación, sus debilidades se acentúan y los problemas aumentan. Por eso, cuando se juntan se dejan llevar por la ensoñación, perdiendo el contacto con la realidad. Ambos se acostumbrarán a dejarlo todo para más adelante y llevarán una vida cada vez más caótica.

Sin embargo, Piscis tiene también un montón de cualidades, que se intensifican y refuerzan junto a otro Piscis.Tienen tanto en común que conectan rápidamente. Si a uno de ellos le apetece un plan tranquilo, como una tarde de película y manta en casa, se encontrará con la entusiasta aceptación de su pareja. Y si, por el contrario, tiene ganas de fiesta, su compañero o compañera le seguirá alegremente. De esta manera, establecen relaciones positivas e intensas, a cualquier nivel. Dos amigos Piscis están siempre dispuestos a hacer cosas juntos y a ayudarse en los momentos difíciles.

Sin embargo, como socios empresariales son un auténtico desastre. Su relación comercial puede ser una bajada a los infiernos, sobre todo cuando se trata de avanzar en un proyecto que requiere grandes ideas y planificación. El trabajo diario y la rutina aterran a Piscis, que prefiere dedicar su tiempo a fantasear, dejarse llevar por la intuición y construir sueños de grandeza.

Cuando un Piscis se enamora de otra persona de su mismo signo, se establecerá un vínculo estrecho, muy estimulante para ambos. Como siempre les apetece hacer las mismas cosas en el mismo momento, se convencerán de que están hechos el uno para el otro.

Se trata de una pareja creativa, imaginativa, sensible y amable. Además, Piscis es especialmente hábil a la hora de evitar la verdad cuando esta le perjudica. Este rasgo, que puede resultar irritante a otros signos, encuentra soporte cuando se trata de dos Piscis. Como los dos odian el enfrentamiento, entienden la postura de faltar a la verdad para evitar el conflicto.

Cualquiera que sea la relación de dos Piscis, se encamina hacia el bienestar. Tanto si son amigos como hermanos, compañeros de trabajo o amantes. Ambos harán todo lo posible por encontrarse a gusto en la compañía del otro y evitarán todo lo que constituya un obstáculo al respecto, como la competitividad. Esto no quiere decir que no vayan a sufrir problemas puntuales. Y estos problemas se deben casi siempre a su indecisión y al abandono de las funciones que suelen desempeñar. Piscis huye de las responsabilidades, porque estas le agobian. De hecho, le encanta contar con otra persona que se encargue de ello.

Pero su pareja Piscis se comporta de igual manera, así que en estos casos se sentirán como viajeros en un coche en el que no hay nadie al volante. Aunque a los dos les gusta viajar sin rumbo, saben que esta actitud les conduce al desastre. Así que, les guste o no, uno de ellos tendrá que asumir el rol de conductor y llevar las riendas de su vida. O repartirse los papeles y turnarse. De una u otra manera, tendrán que salvar este obstáculo.

Compatibilidad en la cama de esta pareja

La compatibilidad que existe en el sexo entre ellos no es de las mayores, pero tampoco quiere decir que no puedan pasarlo bien juntos. Normalmente suelen ser un tanto precavidos en cuanto a la expresión de sus deseos y fantasías, pero si se acaba produciendo una conexión emocional, las dos partes se irán abriendo más a la hora de contarle al otro qué les gusta.