Hombre Virgo y Mujer Sagitario, ¿Compatibilidad alta o baja?

Detalles
El equipo Tu astrólogaTu astróloga
12 Noviembre 2022
hombre mujer felices 117

Como primera impresión, estos signos pueden parecer agua y aceite. Pero, no hay que dejarse engañar, en el fondo tienen demasiado en común. Cuentan con todas las posibilidades de vivir una bonita historia de amor. No obstante, tendrán que ceder en ciertas cosas.

Cuando ambos ponen de su parte, tanto el hombre Virgo como la mujer Sagitario pueden llegar a complementarse con plenitud, construyendo una relación capaz de alcanzar todos los objetivos propuestos. En este artículo, te mostraremos la compatibilidad entre el hombre Virgo y la mujer Sagitario:

Citas y primeras etapas de la relación

Estos signos, a pesar de ser opuestos, cuentan con una compatibilidad relativamente buena. Y cuando ambos signos planean algún encuentro juntos, los resultados son increíbles. Ya que, pueden llegar a mezclar los maravillosos sueños de la mujer Sagitario, con la cruda dosis de realidad que acompaña al ordenado y perfeccionista de Virgo.

Tanto Virgo como Sagitario cuentan con perspectivas frescas, aunado a sus personalidades cariñosas, tiernas y afectuosas, ambos son bendecidos con una vida feliz y excitante.

El hombre Virgo se verá seducido automáticamente por la espontaneidad y naturalidad de la mujer Sagitario. Ya que, admirará su optimismo y la manera de vivir la vida que tiene ella. Por su parte, la mujer Sagitario será atraída también por el encanto y discreción del hombre Virgo. A ella le fascinará su sensibilidad y su timidez.

Cuando se trata de seducción, al hombre Virgo le gusta tomarse las cosas con calma. Le encanta observar a su pareja y preverlo todo. Lo que, a veces suele ser demasiado lento para la mujer Sagitario.

El sexo entre el hombre Virgo y la mujer Sagitario

Ambos signos cuentan con una ventaja, que no todos tienen la capacidad de reconocer. Se trata de la fricción que tienen entre ambos. Porque, claro Sagitario es Fuego y Virgo es del elemento Tierra. Y es que la tensión sexual que genera esta fricción es totalmente mágica.

El hombre Virgo puede ser un poco inhibido cuando se trata de sexo, pero la tensión y la química serán tan fuertes que dominarán estas inhibiciones en la cama. De tal manera, podrá expresarse tan libremente de forma sexual con la mujer Sagitario, que no conseguirá una compañera igual.

Además, entre ellos corre un aire de libertad desde las primeras citas y encuentros en la cama. La mujer Sagitario, en contacto con Virgo, es capaz de abrirse y comportarse tal cual y como es. Con ella, el hombre Virgo se abrirá y ganará en confianza. Esto hará que su vida sexual sea caliente y muy apasionante.

Vida juntos entre el hombre Virgo y la mujer Sagitario

Cuando se trata de la vida juntos, ambos sabrán encontrar cierto equilibro, ya que se aportan mucho el uno al otro. Sagitario se atreverá a hacer cosas que nunca antes le pasaron por la mente. Enamorada profundamente de la libertad y apasionada por lo viajes, ella forzará a Virgo para que sea su acompañante en todo momento.

Esto, le fascinará al hombre Virgo, que no suele tener mucha iniciativa. Él aportará su sentido práctico y sus grandes capacidades de organización. Con él, la mujer Sagitario se liberará de sus imposiciones de organización. Al hombre Virgo le fascina manejar todo lo relacionado con lo económico.

No obstante, no todo es color de rosa, porque cuando se trata de una vida juntos, normalmente no suele perdurar. Incluso, con la pareja más compatible, la mujer Sagitario tendrá dificultades para comprometerse. Su deseo de libertad es tan fuerte que le resultará difícil si quiera pensar en establecerse con una sola persona.

Por otro lado, un hombre Virgo se siente cómodo con el compromiso, pero no puede evitar ver ciertas fallas en su relación, debido a su gran nivel de perfeccionismo.

Trabajo cooperativo entre el hombre Virgo y la mujer Sagitario

Ambos signos se caracterizan por ser exitosos en los negocios y en las empresas. La razón de esto, es que, los dos son capaces de poner sobre la mesa objetivos concretos y el plan para cumplirlos.

El hombre Virgo es capaz de detectar los problemas de cualquier plan de negocios, creando una lista de soluciones y reduciendo considerablemente el margen de riesgo. Él siempre planificará de forma eficiente como debe ejecutarse un proyecto, aprovechando al máximo los espacios de tiempo.

Por otro lado, la cualidad de la mujer Sagitario es la capacidad que tiene para trabajar con el público. Ya que, se suele llevar muy bien con los medios de comunicación y las relaciones públicas.

No obstante, ambos signos deben tener en cuenta que hay que lograr un equilibrio. Puesto que, Virgo puede terminar agobiando a Sagitario al dedicarle mucha atención. Para esto, es necesario que los dos aprendan a respetar sus respectivos límites y su libertad.

Peleas más comunes

La mujer Sagitario, muchas veces puede sentir que al hombre Virgo le falta pasión en la cama. Es fundamental no ser egoístas; el placer esta en dar y también en recibir, en todos los sentidos que la imaginación y las fantasías puedan concebir.

Otro problema importante que surge con el tiempo es la monotonía y la rutina. Para mejorar esto, deben buscar actividades diferentes de las habituales. Pequeños cambios diarios, incluso algunos insignificantes, pueden cambiar la rutina de una pareja y, finalmente, influir de forma positiva es sus estados de ánimo.

Conclusión

Se trata de dos signos de naturaleza muy diferentes, pero si han sido flechados en ambos corazones, serán capaces de ver de qué forma compatibilizar dos personalidades tan diferentes. Ambos son signos mutables y eso significa que intentarán adaptarse el uno al otro.

La mujer Sagitario deberá aprender a ser más cauta y realista. Mientras que el hombre Virgo deberá ser más audaz y desprendido. También deberán aprender a respetar sus excentricidades y ese excesivo entusiasmo que siempre demuestran.

A Sagitario le fascina los elogios y no tolera las críticas, algo que le gusta mucho a Virgo. Por esto, es sumamente importante la tolerancia de ambos y aprender a descubrir que, en las diferencias del otro, también hay un aprendizaje.