Géminis y Leo: Descubre en qué son compatibles estos signos y en qué no

Detalles
El equipo Tu astrólogaTu astróloga
16 Octubre 2022
Geminis y Leo

Una relación inspiradora, pero algo errática. Los dos tendrán que relajarse un poco

Los encuentros entre Géminis y Leo son naturales y fluidos. Los dos son divertidos y revoltosos, por lo que conectan rápidamente. Entre ellos se genera una simpatía inmediata y no tardan en sentir un  gran aprecio el uno por el otro. Los problemas pueden llegar a largo plazo, cuando Géminis no sea capaz de proporcionarle a Leo toda la atención que este demanda, con los consiguientes reproches y discusiones.

Géminis no es una persona demasiado dispuesta a estar pendiente de los demás, ya que es muy inconstante y su atención cambia de lugar de un momento para otro. Además, posee un sentido del humor bastante sarcástico, una forma de pensar muy particular y una mentalidad analítica. También es una auténtica maestra a la hora de convencer a los demás, por medio de una cuidada palabrería.

En cuanto a Leo, su personalidad se resume en un corazón sensible y una cabeza dura que le impide cambiar de opinión con facilidad. Aunque es una persona leal y de trato amable, posee un punto de arrogancia que no siempre es bien tolerado por los demás. Sin duda, es una persona con mucha valía, el problema es que trata de demostrarla allí donde va. A Leo le encanta ser el centro de atención en todo momento y cuando más disfruta es cuando logra el protagonismo. También es valiente y su ayuda es inestimable en las situaciones de crisis, pues actúa con coraje cuando otros se rinden.

Tanto Leo como Géminis están convencidos de que sus virtudes son mucho mayores de lo que realmente son.

Es cierto que Leo es muy valiente, pero pasa tanto tiempo haciendo gala de ella y buscando ser el centro de atención, que solo la demuestra en momentos de cierta gravedad. A su vez, Géminis considera que su vida está bien encarrilada, cuando en realidad va dando bandazos de un lado a otro, tras la última idea o proyecto que le ha parecido interesante. Eso sí, los dos son capaces de definir al otro tal y como es en realidad. Es decir, ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Por lo general, las discusiones son causadas por la actitud de Géminis. Leo entiende a su compañero o compañera, incluso simpatiza con su necesidad de independencia y comprende su deseo de jugar diferentes papeles en la vida. Sin embargo, Géminis trata de manipular a Leo con su palabrería. Para este signo, la vida no es más que un teatro, en el que puede jugar a ser cualquier personaje, desde la estrella principal hasta un músico o un técnico que se encuentra entre bastidores. Y tratará de interpretar todos los papeles, con tal de no caer en la rutina.

Este comportamiento errático pone a prueba la paciencia de Leo, que no soporta que Géminis abandone una idea de un día para otro, para salir corriendo tras una nueva experiencia, sin mirar atrás ni preocuparse por las consecuencias que puede tener esta decisión. Pero como le aprecia, trata de hacerle ver lo irresponsable que es su comportamiento, para que no le pase factura más adelante. Géminis, en lugar de agradecérselo, se enfadará mucho, porque le molesta mucho que otros le digan cómo tiene que vivir su vida, aunque sea consciente de que lo hacen por su propio bien.

Si quieren salir adelante y que estas situaciones no se repitan con demasiada frecuencia, Leo tendrá que aprender a soportar los repentinos cambios de Géminis, su independencia y los diferentes roles que juega en la vida. Si comprende que esta es su personalidad, podrán llegar a entenderse. Tratar de que Géminis tenga un comportamiento equilibrado y predecible es como pedirle que renuncie a su esencia, así que no lo hará jamás.

Por su parte, Géminis tiene que prestar más atención a las sugerencias de Leo. No es posible ir por la vida arrasando con todo y pretender que nunca pasará nada. Si bien no llegará nunca a ser tan responsable como Leo, sí puede minimizar los destrozos que deja a su paso, cuando repentinamente decide abandonarlo todo para salir revoloteando detrás de algo diferente.

En conclusión, se trata de dos signos muy alegres que se atraen de manera natural, pero a medida que la relación avanza, sus diferencias van haciéndose más evidentes. Pueden lograr la estabilidad, pero para ello, ambos tienen que suavizar un poco su personalidad. Es decir, Leo tiene que ser un poco menos Leo y Géminis debe moderar su errática vena Géminis.

Compatibilidad en la cama de esta pareja

El sexo entre ellos es genial, gracias a que la creatividad y las emociones están presentes en todo momento. Además de servir para crear un vínculo más estrecho a nivel emocional, permite a los dos dar rienda suelta a sus fantasías, y las nuevas ideas mantienen viva la llama de la pasión.