Aries y Piscis: Descubre en qué son compatibles estos signos y en qué no

Detalles
El equipo Tu astrólogaTu astróloga
16 Octubre 2022
<a href=Aries y Piscis" />

Calidez y pasión. Esta pareja es capaz de alcanzar grandes cumbres

Cuando se trata de relaciones que fluyen con naturalidad, Aries y Piscis ocupan un lugar destacado. Entre ellos se establece una camaradería muy positiva, aunque los dos tendrán que estar de acuerdo en no atravesar algunos límites.

Aries es una persona muy impulsiva. Hace las cosas sin pensar y como además es muy generosa, pueden tener malas experiencias con la gente que intenta aprovecharse de ella. Es dinámica y desea llevar una vida estimulante. Por eso, se dedica a enlazar un proyecto con otro, necesita cosas nuevas que le hagan levantarse de la cama con ilusión. Es optimista y competitiva, pero no le gusta perder. Se siente muy motivada por las batallas que considera que merecen la pena. En ellas, luchará hasta el fin.

Piscis, en cambio, no es una guerrera. Trata de evitar las confrontaciones, porque tiene una naturaleza pacífica y sumisa. Sin embargo, comparte el deseo de Aries de ayudar a los demás. Piscis no busca la notoriedad, se siente francamente incómodo con ella. Es muy observadora y esto le permite saber adaptarse a la gente. Siempre sabe cómo acercarse de manera que el otro se sienta cómodo. La gente se siente muy cómoda a su lado. Esto juega a su favor cuando conoce a Aries, que se siente segura al creer que va a imponerse con facilidad.

Como Piscis es tan dulce y delicada, Aries está convencida de que su fuerte personalidad y espíritu competitivo serán arrolladores. Sin embargo, Piscis actuará con calma y precisión y desarmará a Aries sin que esta se de cuenta. Como su intención no es competir, al final tendrán una relación muy agradable. Piscis nunca será una rival para Aries, pero sí estará con ella cuando necesite desahogarse. Posee un espíritu amoroso y compasivo que se gana el corazón de este signo tan impulsivo.

Aries y Piscis es siempre una gran combinación. Los dos se alegran de las victorias de su compañero o compañera y se ofrecen apoyo sin dudarlo. Entre ellos se establece una gran sintonía y son capaces de incorporar detalles de la personalidad del otro que encuentran interesantes y positivos. Da igual la relación que establezcan, siempre harán un buen equipo. Incluso a nivel empresarial, donde alcanzarán grandes metas.

Como pareja, encajan como un guante. La dulzura de Piscis aporta una gran calidez a la relación y la intensidad de Aries les llevará a probar un sinfín de cosas nuevas, por lo que se establecerá entre ellos un vínculo muy estrecho en el que no faltará la pasión. También son unos padres excelentes, que colman de felicidad a sus hijos.

Su relación es un caballo ganador, pero los dos deben tener claro que hay límites que no pueden sobrepasar. Si no aceptan sus diferencias o uno de ellos intenta imponerse al otro, todo puede venirse abajo

Aries no podrá cambiar el espíritu frío y estoico de Piscis, quien jamás será una persona irreflexiva ni excesivamente pasional. Y Piscis tampoco logrará aplacar la energía y entusiasmo de Aries, que será un polvorín durante toda su vida. Sus personalidades son muy diferentes, aunque se complementan a la perfección. Lo mejor es que se acoplen y disfruten, porque intentar que la otra persona cambie solo conseguirá que esta se sienta incómoda y se agobie.

Aunque parezca sencillo, no lo es. A Aries le gustaría que Piscis mostrara un poco más de espíritu y se dejara llevar y Piscis puede agobiarse con la excesiva pasión con que Aries afronta la vida. Es importante que lo entiendan, porque forman un equipo perfecto y cada uno aporta al otro el equilibrio que necesita. Les espera un hermoso viaje, en el que cada uno de ellos pondrá el ingrediente necesario para afrontar cualquier situación que se les presente. Si es necesario luchar y pelear con ambición, será Aries quien tome las riendas. Cuando se requiere un enfoque tranquilo y sosegado, lo hará Piscis. Cada uno de ellos llevará la voz cantante cuando le corresponda y el otro acatará su criterio. De esta manera, solo pueden cosechar éxitos.

Compatibilidad en la cama de esta pareja

Tampoco puede decirse que el sexo entre ellos sea una experiencia mágica, así que ni siquiera en este sentido van a verse impulsados a luchar por su relación. Con las dificultades que estos dos tienen para entenderse fuera del dormitorio sería muy optimista pensar que en la cama van a abrirse totalmente. El resultado es que aunque su voluntad de satisfacerse mutuamente es buena, nunca llegan a sentirse lo bastante cercanos como para contarse lo que les gusta en realidad.