Aries y Tauro, ¿Una verdadera historia de amor o algo pasajero?

Detalles
El equipo Tu astrólogaTu astróloga
16 Octubre 2022
<a href=Aries y Tauro" />

Hay relaciones que nacen condenadas y esta es una de ellas. Aries y Tauro son muy diferentes, por lo que pueden producirse muchos choques y conflictos entre ellos

Para empezar, Aries es impulsivo y reacciona rápidamente a los estímulos, mientras que Tauro es más calmado. La energía y el optimismo de Aries son contagiosos. Dispone de tanta energía que se lanza a cualquier actividad que se presente. No concibe la vida sin emociones, ya que se trata de una persona muy intensa. La generosidad es una de sus virtudes, pero también es muy competitiva. Es perseverante en su búsqueda del éxito, pero se dispersa fácilmente y suele abarcar más de lo que puede.Además, tiene tendencia a perder el interés por lo que está haciendo. Basta que se cruce algo nuevo y excitante en su camino para que salga corriendo tras ello. Por eso, Aries deja muchas cosas sin terminar. Esto repercute en su progresión e incluso en su economía y no resulta extraño que pase por etapas en las que se sienta ahogado por las deudas.

Tauro, en cambio, es todo lo contrario. Es una persona tranquila y centrada. En lugar de correr como pollo sin cabeza como hace Aries, Tauro reflexiona antes de actuar. Cuando sabe hacia donde se dirige, pone toda su atención y esfuerzos en el objetivo que se ha marcado. De esta manera, obtiene grandes resultados y puede llevar una vida en la que no abundan los sobresaltos emocionales. Sin embargo, también puede reaccionar con excesiva agresividad cuando la cuerda se tensa demasiado. En este caso, exhibe conductas que no parecen propias de ella, por lo que suele sorprender a todo el mundo. Lo que busca Tauro es la estabilidad, la tranquilidad y el descanso. Le resultará difícil encontrar esto al lado de Aries, ya que son polos opuestos.

Sin embargo, Tauro se siente atraída por la actitud impulsiva de Aries. Le gusta la energía que desprende y esto hace que esté dispuesta a tolerar sus imperfecciones. Aries también se siente fascinado por la sensibilidad de Tauro, pero muchas veces oculta este sentimiento. Que se sientan atraídos no quiere decir que vayan a encajar de manera natural. Se verán obligados a realizar tantos ajustes en su propia personalidad, que muchas veces se negarán a dar este paso.

Si pertenecen a la misma familia, suelen desarrollar una relación superficial y no muestran demasiado interés en intensificar le vínculo. Tampoco son una combinación ganadora en el mundo empresarial. Los dos se centran demasiado en sus objetivos individuales y constituyen un equipo desastroso.

Su relación sentimental está lejos de ser armoniosa. La tormenta estalla a menudo entre ellos, porque les resulta muy difícil congeniar. Las parejas más exitosas son aquellas en las que Tauro se deja llevar por Aries, aunque es difícil que no sienta vértigo. Y como padres, tienen enfoques muy diferentes en lo que respecta a la educación de sus hijos.

Ninguno de ellos admitirá que hay formas mejores de hacer las cosas. Es más, intentarán convencer a su pareja de que la visión correcta es la suya

En definitiva, la convivencia entre Aries y Tauro es muy complicada. Para poder salir adelante, tendrían que buscar puntos de encuentro y ninguno se siente demasiado interesado. A los dos les va bien siendo como son, los dos son capaces de conseguir sus objetivos. Y tratarán de demostrarle al otro que su manera de enfocar la vida es la correcta. No se trata de prepotencia, ambos están plenamente convencidos de que se encuentran en el camino correcto. Y es cierto, porque les va bien. Pero son caminos diferentes. Con postulados que están a años luz de distancia. Así que se encuentran con un muro muy difícil de sortear.

Los pocos casos en los que funciona su relación son aquellos en los que no intentan imponer sus ideas al otro, aunque crean que son mejores. Cuando lo logran, pueden beneficiarse mucho y enriquecer su vida, Aries moderando un poco su impulsividad y Tauro abriéndose a un mundo social y menos previsible. Pero esto implica tener altas dosis de paciencia y empatía. Tienen que evitar su tendencia a forzar cambios que el otro no desea y conducir su vida juntos a base de negociaciones y pactos. Entre Aries y Tauro no hay medias tintas. O ceden los dos o están condenados al fracaso.

Compatibilidad en la cama de esta pareja

Tauro es mucho más apasionado en el sexo de lo que lo es Aries, que en este sentido busca más una conexión emocional que el puro goce físico. Por suerte, sin embargo, Tauro tiene las suficientes habilidades como para garantizar que ambos queden satisfechos en este terreno, y aunque puede haber dificultades en algunas parejas, por lo general terminan encontrando una zona en la que los dos se sienten a gusto.